jueves, 10 de agosto de 2017

Los furcios de Bullrich vuelven loco al Gobierno y cristinistas instalan el fantasma del fraude

 Hay pronóstico de mal tiempo en vísperas de las PASO y cortocircuitos que hicieron saltar las térmicas de la Casa Rosada. Uno de los frentes se escozor, tiene que ver con las nuevas declaraciones polémicas de Esteban Bullrich. Los operadores políticos del macrismo, creen que los furcios reiterados del candidato a senador pueden complicar la elección bonaerense si se llega un escenario de paridad con Cristina Kirchner en octubre.



Aunque los dichos no tengan punto de comparación con el antecedente histórico del dirigente peronista Herminio Iglesias, preocupan por su reiteración. Como se recordará, Herminio descalabró al PJ al quemar un ataúd con las siglas de la UCR ante un millón de personas en el cierre de campaña en 1983, en un hecho que le terminó costando la elección a Ítalo Luder contra Raúl Alfonsín.
A Bullrich esta vez se le volvió a salir la cadena, al señalar que "el camino que hemos emprendido todos los días tiene un metro más de asfalto, una sala más, un pibe más que está preso”. Es evidente, que el ex ministro carece de gimnasia política y muchas veces se manda olvidando el freno de mano. Por eso la tiene permanentemente a Vidal al lado. Tal es así, que en el video que se viralizó, los gestos de la gobernadora son más que elocuentes. Lo miró como diciendo ‘¡estás loco!, ¿qué estás diciendo?’”. 
El nuevo acto fallido se suma al de la semana pasada, cuando utilizó el "Ni una menos" para justificar su oposición al aborto y enojó a todo el colectivo que lucha contra la violencia de género. "'Ni una menos' si hay una beba adentro, porque también la estás matando", declaró Bullrich.
Antes, el candidato de Cambiemos había trastabillado en varias ocasiones. Por ejemplo, cuando minimizó la crisis de las pymes al asegurar que "las cervecerías artesanales están creciendo muchísimo". Meses atrás también generó críticas cuando en pleno conflicto con los docentes defendió su salario de 90 mil pesos, asegurando que su "responsabilidad" era mayor que la de los maestros. Pero su peor actuación, fue cuando se fue al pasto durante una visita a la casa Ana Frank y mezcló los horrores del régimen nazi con frivolidades de la política argentina. "Sus sueños quedaron truncos por una dirigencia que no fue capaz de unir", afirmó.
Desde el cristinismo, que opera como un tiburón cuando huele sangre, observan cierto estado de nerviosismo en Cambiemos. Creen que los arrebatos de sus jugadores tienen que ver con números que no les son favorables en la Provincia. De allí, que para agregar sopapos, le sumaron al escenario la sospecha de fraude, que siempre aparece como una sombra negra sobre la política argentina. 
Las bengalas llegaron desde el bloque de Diputados del Frente para la Victoria, que expresó su "preocupación" por la transparencia de los comicios del próximo domingo. El bloque encabezado por Héctor Recalde, direccionó sus misiles en que  "son públicas y notorias las irregularidades en la contratación del servicio de escrutinio provisorio que brindará a los argentinos la información sobre los resultados". Marcaron con resaltador que resulta sugestivo que la contratación no fue realizada por el Estado Nacional, a través del natural proceso de licitación pública, sino por Correo Argentino S.A., que funciona bajo estándares de las empresas privadas. Y enseguida, pusieron los ojos en la llamativa confluencia de dos hombres históricos de SOCMA . Se trata de Jorge Irigoin, CEO de Correo Argentino S.A. y Ricardo Viaggio, director general de INDRA. También focalizaron en que se desconocen los términos de la contratación, el precio, el mecanismo de selección de la firma INDRA y fundamentalmente los requerimientos técnicos para el software que se empleará para la prestación del servicio.
Lo cierto es que cuando el domingo a las 18 cierren las mesas de votación, comenzará un proceso que mezclará esfuerzos humanos, tecnológicos y logísticos para contabilizar los votos de los 33.193.686 argentinos que están habilitados a participar en las PASO.
Al frente del recuento provisorio está la empresa española Indra, que promete una diferencia menor al 1% entre la primera contabilización y la definitiva, a cargo de la Justicia Electoral. Mientras tanto, las primeras espadas de la Casa Rosada quieren lograr una participación superior al 75% como estrategia para sumar votos para Cambiemos y para ello están convenciendo a la población de participar en las mismas a través de los discursos de sus candidatos.
El oficialismo comparó la presencia ciudadana en las elecciones desde 2011 hasta 2015 y evaluó la necesidad de superarla al menos en un 75% para aumentar las posibilidades de triunfo de Cambiemos; de lo contrario, según sostienen, "la apatía electoral beneficiaría al peronismo bonaerense". 
De acuerdo a los datos de la Cámara Electoral, en las PASO de 2011, votó el 78,67% de los argentinos; mientras que en la general lo hizo el 79,38%. En las primarias de medio término de 2013, depositó el sobre en las urnas el 75,01% de los ciudadanos y en las generales, el 77,17%. En las PASO de las elecciones presidenciales de 2015, asistió el 74,91% del padrón; en las generales lo hizo el 81,07%; mientras que en el balotage participó el 80,77%.
Los operadores de Cambiemos aseguran que "siempre la inasistencia juega a favor del aparato y del clientelismo" y detallaron que "si superamos el 75% de asistencia tenemos grandes chances de ganar las PASO"y desde ese espacio aseguraron que están convocando "a todos a votar, tanto en los medios como en las recorridas" y agregaron que "las PASO son obligatorias".
En el entorno de Sergio Massa, intuyen que no habrá tanta ausencia finalmente porque "hay más fantasmas que realidades". Y dicen que en caso de haber ausentismo, no influiría significativamente. Cerca de Florencio Randazzo creen también que finalmente los votantes se acercarán a los comicios. Desde el kirchnerismo arguyen que el Gobierno es el más interesado en quitarle entidad a las PASO por haberle "bajado el precio" en sus ultimas declaraciones.
La Casa Rosada quiere empujar a toda la gente que se pueda a las urnas. Y para ello en los últimos días, comenzó a emitirse un spot oficial de la Dirección Nacional Electoral (DINE) que explica el significado de las cuatro letras PASO. Hacen hincapié en que son obligatorias, además de un derecho. La propia gobernadora María Eugenia Vidal disparó en las últimas horas que "está bueno y es importante que la gente vaya a votar el domingo. Es una obligación, un derecho y una oportunidad de expresarse". Y agregó: "Yo voy a ir con mi hija, que cumplió 16 y va a votar por primera vez".
Los especialistas sostienen que la elección camina por los andariveles del plebiscito de la gestión y si el principal componente finalmente es la economía. Lo sabremos el domingo.

Ultimos cartuchos de una elección en la que la mayoría observa un escenario palo a palo

Estamos a un paso de la veda electoral. Este viernes a partir de las 8 morirán las palabras.En tren de hacer un balance, quién podría negar a esta altura de los acontecimientos que María Eugenia Vidal, aunque no figure en las listas, ha sido la gran protagonista. Ha hecho todo el esfuerzo en la campaña. Pero a las figuras que empuja la gobernadora, les falta fuego sagrado para explotar el domingo en las urnas.



Más allá de los reiterados papelones de Esteban Bullrich que sobresaltaron a la Casa Rosada, el panorama se presenta muy ajustado para el oficialismo, sobre todo en el Gran Buenos Aires, donde Cristina Kirchner aparece en las encuestas reinando con significativas diferencias. También hay que decir que los tres principales candidatos, con Sergio Massa en la pelea, acaparan casi el 90% de intención de voto y aún hay un 6% de indecisos, muchos de los cuales tomarán la decisión el mismo día del comicio. Hay otro dato sugestivo. Ante un panorama complicado en el principal distrito, el Gobierno optó en los últimos días por levantar el crecimiento de Cambiemos a nivel país y diluir la imagen triunfalista que rodea, de acuerdo a la mayoría de las encuestas, a Cristina Fernández. La propia Elisa Carrió dijo en las últimas horas que la gran batalla será en octubre.
La Provincia, pese al repunte del sector agrario, tiene demasiadas espinas para el macrismo. Sobre todo en el conurbano profundo, donde la pobreza, la falta de trabajo, salarios bajos, inflación alta y los tarifazos de gas y luz, son llagas muy dolorosas para la mayoría de la población. Y en ese contexto, las pequeñas industrias sobreviven a duras penas. En  ese territorio, es donde más pesa CFK. A tal punto, que para algunos sondeos supera la barrera del 42% y le saca más de 13 puntos a Cambiemos. En el interior, la historia tiene otro cantar. El oficialismo se impone, pero no le alcanza para ganar. Habrá que ver qué tanto incide en la cuenta final el voto bolsillo, el anti K y si Sergio Massa, que también está en la pelea, se convierte en la gran sorpresa del domingo, como algunos encuestadores suponen. 
Son todas posibilidades que están en el mazo y en donde los candidatos hacen denodados esfuerzos para sacar diferencias."El escenario es palo a palo", ejemplificó un avezado analista, quien además resaltó que los postulantes Esteban Bullrich y Gladys González, sugerida por el ecuatoriano Jaime Durán Barba, no habrían dado todavía los frutos esperados y es improbable que lo hagan en las próximas horas.
Si se diera la foto de una Cristina ganadora, podría convertirse en un fracaso contundente de la estrategia de Marcos Peña y Jaime Durán Barba de polarizar y revivir a la ex presidente, a pesar del tour judicial que protagonizó en Comodoro Py. El explícito tono anti peronista de la campaña le fijó a Cambiemos un techo electoral del 30-35% de los votos en un distrito donde las distintas vertientes del pan peronismo sumaron en las últimas elecciones cerca del 65% de los votos.
El estruendo de una eventual derrota del oficialismo en el principal distrito electoral del país después de doce años de desgaste del kirchnerismo eclipsaría incluso en peso específico la proyección de Cristina hacia 2019. La ex presidente se convirtió en un fenómeno bonaerense sin apoyo de la Liga de Gobernadores, ni de la CGT, las principales vigas del PJ post kirchnerista, una barrera para reflotar ante la posibilidad tangible de regresar a la Presidencia en 2019.
No obstante, por el lado de los candidatos a diputados, Cambiemos muestra otra cara y sus jugadores aparecen por encima de la economista kirchnerista Fernanda Vallejos. Los más populares son Graciela Ocaña y Héctor “Toty” Flores, que tienen una prolongada historia pública. Esa preminencia en los números obedece sólo a un ensayo virtual, ya que la cabeza de la boleta electoral corresponde a Bullrich y González. Es el tándem que fogonearán, o no, la tracción de votos imprescindibles para quitarle espacio a Cristina.
Los problemas mayores para Cambiemos están en la poderosa Tercera Sección Electoral, principalmente en La Matanza, donde CFK ha construido su mayor la fortaleza. En ese territorio Cambiemos estaría cosechando 15 puntos menos que los que obtuvo en 2015 cuando Vidal consumó el batacazo ante Aníbal Fernández. Otros de los bastiones K aparecen en la zona sur, conformada por Florencio Varela, Berazategui, Avellaneda, Esteban Echeverría y Lomas de Zamora. Otros distritos como San Martín, Merlo, Malvinas Argentinas y José C. Paz, también son afines al cristinismo.
En el Norte Cambiemos divide sus votos con Sergio Massa. El candidato de 1País, junto a Margarita Stolbizer, saca amplio margen en zonas que domina, como Tigre y San Fernando.
En La Plata, el oficialismo debería remontar 12 puntos para arrimarse a la última votación.Mar del Plata es otro de los escollos. Allí, se ha profundizado la ruptura con el intendente Carlos Arroyo. En esa ciudad, Vidal hizo 50 puntos en los comicios del 2015, pero hoy está muy lejos de esa perfomance.
De todas maneras, no estará todo dicho. Esta elección tiene su segunda vuelta en octubre. En el Gobierno guardan la esperanza de repetir la postal del 2015, cuando macri acortó la ventaja inicial de Scioli y lo forzó al balotaje. Dependerá mucho de quien de las tres fuerzas en pugna se acomode mejor y de si el miedo a la vuelta de Cristina influye tanto como el macrismo supone.También la presencia del voto bolsillo es otro dato en suspenso. El Gobierno espera algunos brotes verdes para octubre. Pero deberían ser lo suficientemente reales como para convencer al electorado que la esperanza está viva. No olvidemos, que ha transcurrido más de un año y medio de gestión y no se ha saldado siquiera una cuota de la deuda económico-social. Hay quienes aseguran que los votantes tienden a apoyar al gobierno de turno cuando el ciclo económico es alcista, y castigarlo cuando se atraviesa una recesión. En ese aspecto, las Paso serán un test irrefutable.

miércoles, 9 de agosto de 2017

El último tren a las Paso va cargado de bombas y con la tablita de Martínez de Hoz tocando bocina

Falta una semana para las Paso y la ciudadanía aguarda con expectativa en el andén de las ansiedades Es el paso del último tren. Una buena oportunidad para que los periodistas saquemos pasaje para palpar el humor social y nos alejemos por un momento de la ensalada de encuestas. Tal vez en medio de este paisaje de odios, rencores, antagonismos y esperanzas de que la situación mejore, podamos obtener una postal aproximada que nos permita observar en qué estación puede desembarcar el voto.



Visualizar también, a través de esta vía de reflexiones, qué tanto puede empujar el bolsillo en las urnas, para hacer crujir los cimientos del Gobierno.
En este escenario, aparecen sonando las turbinas rugientes de la tele, las radios, los diarios y los portales de internet. A través de los titulares se observan los últimos manotazos de políticos hambrientos de protagonismo. El dramatismo que imponen a la contienda y los golpes bajos que utilizan, son la expresión del cartoneo despiadado por vender una ilusión y dejar al rival de rodillas. Unos pasos más atrás, también pide pista la manipulación de encuestas, una suerte de oscuro garroneo de votos y tentar a los que esperan hasta último momento, para jugar a ganador. 
Todo forma parte del mapa del viaje hacia el próximo domingo 13 de agosto. Entre murmullos, en las tertulias de café y en los comercios, la mayoría de las voces coinciden en que se está mal y que el dinero no alcanza para llegar a fin de mes. Los macristas tienen una visión más esperanzadora y defienden a rajatabla al Presidente apostando al futuro. Del otro lado de la vía, brotan los kirchneristas, que enarbolan las banderas de Cristina, rememorando aquellos tiempos cuando tenían la heladera llena. Los dos extremos, forman parte de una guerra irreconciliable entre Montescos y Capuletos. Son habitantes de una grieta incomprensible, que lamentablemente se encargarán de ensanchar el próximo domingo. La franja del medio, es cada vez más escuálida, pero existe y tal vez sirva para dar vuelta el marcador en el último minuto.
 
EL VOTO BOLSILLO EN LA VIA RAPIDA
 
En este escenario, hay que señalar que una de las debilidades del Gobierno es lo poco que tiene para mostrar en materia económica. Las estadísticas hablan por sí solas del goteo que provoca la aparición de dos nuevos pobres por minuto y cada 73 segundos, otro pasa a formar parte de la indigencia. En este caso, no se le puede achacar toda la culpa al macrismo. Los desaciertos vienen de años, pero los datos de la realidad marcan que se han  agravado con la actual gestión. Lo que se le imputa a Macri, es que no cumplió con la promesa de "pobreza cero" y sumó a dejó otro millón de personas a la buena de Dios. También es para resaltar, la cantidad creciente de gente en situación de calle. Y en materia productiva, hay que decir que cientos de pymes se encuentran al borde del abismo por la ola de importaciones y los tarifazos. En medio de todo ello, está el endeudamiento externo récord, calculado en unos 100 millones de dólares por día, que marca que a fin de año habrá que pagar 15 mil millones de la misma moneda en intereses.Para los politólogo, todas estas cuestiones sensibles, harán que en la cuenta regresiva el voto bolsillo tome impulso y ponga las distancias del caso en la hoy ajustada elección de tres tercios.
 
EL PRONOSTICO LAPIDARIO DE LAVAGNA
 
Los tenues brotes verdes a través de la obra pública que riega nuevos puestos de trabajo, aún no alcanzan frente a la inflación en alza y la creciente timba financiera. De allí se agarran para desparramar las últimas bombas, los protagonistas de la batalla de Buenos Aires. Hacia finales del primer año de gobierno de Mauricio Macri, Roberto Lavagna se animó a formular un pronóstico lapidario sobre la situación económica. “El modelo termina en un colapso”, sentenció el ministro que se puso al hombro la resurrección de la economía tras la crisis de 2001. Pasaron 18 meses desde aquel presagio y ahora, para el asesor estrella del Sergio Massa, la situación no se revirtió. Disparó entonces que la política de Cambiemos “se parece” a la de los ’90 y “tiene características similares a la Tablita” de José Alfredo Martínez de Hoz.
Lavagna insistió con esa comparación, pero donde no todo fueron críticas a la gestión de Macri. También advirtió que “los ocho años del gobierno de Cristina Kirchner terminaron en un fracaso fenomenal”, por lo cual “la economía argentina está desde hace diez años en un tobogán”. Felipe Solá también dejó otra carga explosiva, señalando que "si gana Cambiemos, volvemos al trueque".
Desde la vereda del Gobierno y en un intento por justificar las políticas de flexibilización laboral, hay personajes urticantes que lo único que hacen es embarrar la cancha. Es el  caso del presidente del Banco Nación, que volvió a tener una frase poco feliz hacia los sectores trabajadores. Javier González Fraga, el economista, de origen radical, se manifestó a favor de flexibilizar las conquistas laborales, cuestionó los convenios colectivos de trabajo y trató indirectamente a los trabajadores de vagos, a los que les pagan “más por dormir que por trabajar”. Lo que se dice, una expresión de gorilaje inaudita en plena campaña.
Frente a este cuadro de situación, un estudio realizado por la Universidad Nacional de Avellaneda (Undav) mostró cómo el salario real en dólares se ha caído en un 11% desde la llegada de Cambiemos, siendo la Argentina el país de Sudamérica con mayor retroceso en poder adquisitivo en la moneda norteamericana.
 
EL CONDIMENTO DE UNA ENSALADA DE ENCUESTAS
 
Otro tema que sacude al electorado y lo hace flamear como una bandera en medio de la tempestad, es la ensalada de encuestas. En el búnker de Unidad Ciudadana en La Plata recibieron un sondeo a nivel provincial, que desglosado, pone en esta ciudad a los candidatos de Cambiemos arriba con 32%. Segunda está Cristina, con 30% y el espacio de Massa-Stolbizer con 16%. Según fuentes partidarias, "lo interesante, más allá de que Cristina achica distancias, es que se está dando también un escenario de virtual empate entre Cambiemos y Unidad Ciudadana en Mar del Plata", una de las principales usinas de votos en el mapa bonaerense.
Si de dinamita se trata, también el periodista y escritor Jorge Asís, a quien nadie puede acusar de kirchnerista, aportó lo suyo. Señaló que" la Doctora (como llama a CFK) tiene una encuesta casi secreta, donde puntea con 39,9. La sigue Bullrich, con 26, y tercero aparece Sergio Massa, el que transpira la Franja, con 17,2. Cierran Randazzo, con 3,2; Pitrola, con 2 y Solanas con el escuálido 0,7. De resultar verosímiles los guarismos, transcurre una paliza", disparó el analista. 
Asís también le reveló  a Alejandro Fantino en sus charlas de medianoche en "Animales sueltos", que de la resurrección de Cristina tiene la culpa Macri. El periodista añadió que "el juez Bonadío quiso detenerla en mayo", pero añadió que "el Presidente mandó a su amigo y operador Daniel Angelici,el actual presidente de Boca, a parar la pelota porque prefería a la ex presidenta en campaña polarizando con Cambiemos".
Para Asís, si el Gobierno sufre "una paliza, la primavera amaga con ser tensa e intensa". El periodista focaliza su hipótesis en la ofensiva cegetista que se viene contra el intento de flexibilización laboral y el ajuste que piensa implementar Macri.
 
LA IDEA DE QUE MASSA SEA EL HOMBRE INVISIBLE
 
En el mar de especulaciones todos salen a pescar. En la última semana también se rumoreó que en el tramo final de la campaña, el Gobierno está decidido a hacer lo imposible para borrar del mapa a Sergio Massa. En los pasillos de la gobernación se admite por lo bajo que existe una bajada de línea estricta, de no mencionar al líder del Frente Renovador y operar sobre los medios "amigos" para que se sumen.
Tanto María Eugenia Vidal , el tanque de guerra de la campaña y los cinco primeros mosqueteros Esteban Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña, Toty Flores y Guillermo Montenegro, tienen prohibido mencionarlo durante sus apariciones públicas. Solo es posible hablar de Massa, en casos muy puntuales, situaciones en donde la capacidad de daño hacia el diputado justifique la mención.
La estrategia tiene que ver con que no estaría garantizado el segundo lugar del podio para Bullrich. La encuesta de julio de Management & Fit, disparó que Cristina marcha primera superando los 30 puntos, Esteban Bullrich está con 23 puntos, apenas un punto encima de Massa y siete puntos por debajo de Cristina.
La posibilidad de que Bullrich quede en tercer lugar haría volar en mil pedazos el escenario que en las últimas horas propalaban desde las usinas de campaña de Cambiemos.
Los argumentos son que un Bullrich en segundo lugar detrás de Cristina Kirchner, terminaría impulsando a Cambiemos al primer lugar en octubre, ante un eventual rechazo del electorado a ver a la ex presidenta nuevamente en una posición de proyección para recuperar el poder en el 2019.
Ese esquema podría funcionar con Bullrich en segundo lugar y a no más de tres puntos detrás de Cristina. Pero no resiste un escenario en el que el segundo sea Massa y Cambiemos quede rezagado al tercero.
 
UN FLACO RECURSO DE ULTIMO MOMENTO
 
La situación más temida ahora en el oficialismo, es que la salida del electorado para resistir la posibilidad de que la ex presidenta gane en octubre sea el líder del Frente Renovador. De allí, que la nueva estrategia de Cambiemos es esconder a Massa debajo de la alfombra e intentar levantar a un alicaído Florencio Randazzo. Fuentes del gobierno aseguraron que la idea inicial era que el ex ministro le sacara votos a Cristina. Esa hipótesis se desvaneció. "El Flaco" como lo llaman, al señor de los trenes y los documentos, se estancó en 5/6 puntos y no crece. El problema para Cambiemos es que el voto peronista no cristinista puede terminar yendo hacia Massa como voto útil.
Más allá de la temperatura propia del comicio, otras encuestas que vio el Gobierno empezaron a marcar en los últimos días una tendencia preocupante: el rechazo a Cristina comenzó a bajar lentamente, al tiempo que sube la opinión negativa sobre Macri. De acuerdo con un sondeo al que tuvo acceso la Casa Rosada, el 47 por ciento de los encuestados dice que “nunca” votaría a Cristina si fuera candidata a presidenta - varios puntos por debajo de los niveles de rechazo que tenía al dejar el poder, que se acercaban al 60 por ciento – mientras que el 42 por ciento afirma lo mismo sobre Macri, que lleva menos de dos años de mandato. Del "vamos por todo" del 2011, a las ondas de amor y paz que ofrece hoy, la realidad marca que Cristina se ha reciclado. Odiada o amada, santa o pecadora, está de vuelta y parece haber encontrado el camino para ponerle la piel de gallina al Gobierno.

Nadie puede inflar globos para el domingo, frente a un escenario que se despolariza con sorpresas

Al Gobierno le vino como anillo al dedo la detención de Claudio "Mono" Minnicelli, el cuñado del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido que se encontraba prófugo de la Justicia acusado de los delitos de lavado de activos, en el marco de la causa de la mafia de los contenedores en la Aduana. Hacía un año que lo buscaban y cayó de los acantilados de Chapadmalal, paradójicamente en la última semana hacia las Paso. Para el oficialismo, es una excelente carta para recrear la corrupción K y recordárselo a la ciudadanía que aún está dudosa del voto.



Mientras tanto, en los últimos metros para cruzar el disco y aprovechando el mal paso de la economía, Cristina continúa disfrazada de Heidi, hablándole al bolsillo y haciendo la plancha para no levantar olas. Con las encuestas que la favorecen, la ex presidenta tiene motivos de sobra para sobresaltar al Gobierno. Es su nueva estrategia, los planificadores de la campaña le aconsejaron poner distancia de los tiempos de la verborragia, cuando la cadena nacional diaria empalagaba los oídos de la audiencia y los patios partidarios generaban rechazo en una parte de la ciudadanía. La nueva estrategia, le ha servido a CFK para atraer a buena parte de los electores bonaerenses, sobre todo a los de las zonas más pobres. 
Frente a este cuadro de situación. María Eugenia Vidal, que no figura en las listas, pero que se anota en todas las batallas, incursionando día a día el territorio más hostil a Cambiemos, se mantiene subida a un tanque de guerra para tratar de empujar con su imagen a los candidatos que aún están rengos de popularidad, como es el caso de Esteban Bullrich. 
Pegando desde atrás, pero también doblando el codo, dientes apretados y con la fusta a brazo firme, viene arremetiendo Sergio Massa, a quien  las encuestas están empecinadas en colocarlo tercero. Sin embargo, hay especialistas que intuyen que puede recoger votos decepcionados en las dos orillas y convertirse en la gran sorpresa del domingo. El tigrense es el que más le apunta al alicaído bolsillo de la gente y promete parar el ajuste y el  actual rumbo económico, acompañado de un prestigioso equipo que comanda Roberto Lavagna.
Así, el escenario de cara al domingo se despolariza, ya que entre los tres candidatos coptan casi el 90% de los posibles votos. Finalmente y sin posibilidades ciertas de meterse en la  pelea de fondo, aparece  Florencio Randazzo, que arrancó tarde. El hombre de los trenes y los documentos, se muestra como el pescador más flojo de la laguna. Hoy figura a los premios, pero en leve alza, tratando de quedar lo mejor parado posible para que el almanaque no lo descuelgue de la lucha presidencial en el 2019. Lo cierto es que nada está cerrado, frente al 10% de indecisos, que aún pueden desequilibrar cualquier pronóstico. 
En  el austero menú de las PASO,  no hay nadie que sobresalga con una dosis de fuego sagrado como para sacar una distancia significativa. La elección está a la vuelta de la esquina y las dudas persisten en medio de una ensalada de encuestas.¿A quien creerle de todos, si han fallado no solo en las últimas elecciones nacionales, sino mundialmente?. Una prueba de ello, es que muy pocos daban a Trump ganando en EE.UU y hoy es el presidente del país más poderoso del mundo. 
En  lo que tiene que ver con la disputa por las bancas en la Cámara de Diputados, también se observa gran paridad. Según OPSM, la consultora que comanda Enrique Zuleta Puceiro, Graciela Ocaña, cabeza de lista de Cambiemos, lidera con un 32,4%, seguida por Fernanda Vallejos (Unidad Ciudadana), con el 30,8% y Felipe Solá (1País), con 22,1%. Nicolás del Caño, del FIT; lograría un 4,1%.
En tanto, consultados sobre qué fuerza política votarían, los bonaerenses priorizan a Cambiemos con el 36,5% por sobre Unidad Ciudadana, que logra el 32,1%. El combo Frente Renovador y GEN, las fuerzas de Sergio Massa y Margarita Stolbizer, totaliza 16,3%. El 5,8% elige no contestar y el 9,3% restante se lo dividen las otras fuerzas que competirán el domingo.
Para Analía del Franco, que lidera la empresa que lleva su nombre, "hay mucha gente que recién por estas horas empieza a pensar en quién votar", por lo que sostuvo que “esta última semana es crucial para decidir”.
"Cristina mide unos 35 puntos, en comparación a los 30 que muestra Cambiemos. Tenemos una diferencia de entre 3 y 5%, aunque Bullrich arrancó con 10 puntos de diferencia”, precisó.
Del Franco sostiene que en sus mediciones, Sergio Massa pasó de un 16% a un 22%, mientras que colocó a Florencio Randazzo arrancó con 4, 5 y ahora alcanza el 8%. “Creo que la gente va a ir a votar, pese a que se hizo una campaña que deterioró las PASO y le dio mala prensa generada por el oficialismo”. También la politóloga analizó que “el impacto del resultado el domingo a la noche generará una situación que llevará a barajar y dar de nuevo”.
En este sentido, la consultora D’Alessio IROL-Berenzstein reveló que a menos de una semana de las PASO, todavía hay un tercio del electorado indeciso que no sabe a quien va a votar. El informe detalla que existe un 19% de indecisos parciales y un 10% de totales. La indefinición mayor se ve entre los jóvenes, mientras que del total de indecisos un 58% admitió que recién tomará la decisión en el transcurso de esta semana.
Enrique Zuleta Puceiro también esbozó la hipótesis de “gran empate” entre Cristina y Bullrich". Además sostiene que "en la provincia de Buenos Aires la elección se despolarizó, Sergio Massa creció al 22%, Randazzo bajó al 5%. Sin sumar en votos Cristina tiene 32,7% y Bullrich 32%". Detalló entre otras cosas, que "Cambiemos tiene tendencia a crecer, pero no Bullrich. Es un poco el efecto de esta campaña que se puso al hombro María Eugenia Vidal", dijo.
Finalmente, el analista vaticinó que "Cristina va a estar en el Senado. Tampoco es algo catastrófico para nadie. Ya varias veces alguien le arrebató la elección intermedia a quien gobernaba", apuntó.
En el fragor de la contienda, María Eugenia Vidal es la que más esfuerzo ha desplegado. Ha almorzado más veces con Mirtha Legrand que con sus hijos y se ha paseado por todos los programas de la tele. Tiene una imagen positiva de 64%, cuando la gestión de Macri recibe 53% de apoyos. Cristina ha logrado bajar el rechazo que despertaba, del 60 al 40% y es meritorio, debido
 al cambio de perfil. Cambiemos entiende que, gracias a estos números, su techo electoral es mucho más alto que el del kirchnerismo. La pregunta final es si su campaña necesita un mensaje de esperanza nacional o si hay que dejar que sea la gobernadora la que defienda los trapos en la batalla final. El pronóstico es de final abierto y lo sabremos el domingo por la noche.

jueves, 3 de agosto de 2017

El miedo al regreso K, la carta brava que guarda Macri mientras mira las encuestas preocupado

En la Casa Rosada se encienden luces amarillas. A poco menos de dos semanas de las PASO, cae la confianza en el Gobierno.El índice que mide la Escuela de la Universidad Torcuato Di Tella, sobre 1.200 consultas, le asignó a la gestión de Cambiemos un descenso de 1,9% en el último mes y un 17% en términos interanuales. La mala noticia, se suma a la preocupaciones por la suba del 10% del dólar, tema que no solo impacta en los precios y la baja del poder adquisitivo de los salarios, sino en los créditos hipotecarios del Procrear.



Mientras tanto, la incertidumbre de un escenario aún abierto, sobrevuela por la geografía electoral de la usina de votos más grande del país. Pero se pueden capturar algunos números sobre la definición del gran partido. Las primeras espadas macristas admiten en general como probable que Cristina Kirchner gane la provincia de Buenos Aires. No obstante, creen que el efecto miedo a que la ex presidenta vuelva a los primeros planos de la política puede darles la victoria en las generales de octubre. Es la carta más valiosa en el mazo del Presidente. 
De las 14 encuestas conocidas hasta mediados de julio, 7 le dan a CFK una ventaja superior a 3 puntos, 6 una inferior a 3 y otra augura un empate. La diferencia que estaría obteniendo Cambiemos en el área rural de la provincia y en el conurbano rico, no alcanzaría para compensar la avalancha de votos que lograría Cristina en el GBA mucho más numeroso, y donde la pobreza cala hondo.
En San Fernando y Tigre, por ejemplo, los números dan cuenta que gana cómodo Sergio Massa y eso le complica a Cambiemos hacer buena diferencia en la Primera Sección del Conurbano, donde se impone en San Isidro y Vicente López. En Mar del Plata estarían empatados.
Pero la mayor preocupación que predomina en los laboratorios amarillos, es la desventaja que Cambiemos tiene en la poderosa tercera sección electoral, compuesta por La Matanza, Florencio Varela, Lomas de Zamora, Avellaneda, Lanús y Berazategui, entre otros. Allí, Cristina Kirchner, la candidata a senadora por Unidad Ciudadana, obtiene según las encuestas oficialistas unos 500.000 votos más que el candidato de Cambiemos, Esteban Bullrich, y toda su lista. En los sondeos que realiza un equipo que encabeza el intendente de Vicente López, Jorge Macri, los números favorecen a Cristina por 35% a 27%, aproximadamente.
En cambio, en la primera sección electoral integrada por Vicente López, San Isidro, San Fernando Tigre, José C. Paz y San Martín, entre otros, Unidad Ciudadana y Cambiemos marchan empatados en 32/33 puntos.
Por caso, Cambiemos alcanza el 51% en Vicente López, donde Cristina tiene sólo 19%, pero ella gana en San Martín y José C. Paz con 33 o 35 puntos, respectivamente. Sergio Massa, de 1 País, es fuerte con 24% en San Fernando y 40% en Tigre, su bastión electoral. Pero Massa baja en otros. En la primera sección, Cambiemos cree que logrará ampliar la diferencia en octubre a expensas de votantes de Massa que busquen evitar que Cristina Kirchner obtenga las dos bancas de senador.
Según los estudios, en  la quinta sección electoral habrá mayor disputa. En Mar del Plata, Cambiemos tendría 30/32 puntos, en Tandil 38% y en el Municipio de la Costa 30%, en paridad con la ex presidenta.
Los números del interior, en cambio, favorecen a Cambiemos, que  obtiene una apreciable diferencia en los sondeos, con un promedio del 48 por ciento. Allí influyen la bonanza y los beneficios que le otorgó Macri al campo y la mala imagen de Cristina Kirchner en los pueblos rurales.
En el búnker de Vidal estiman que Cambiemos finalmente obtendrá alrededor de 34% en las PASO: un promedio entre el 30% que obtuvo en las primarias de agosto de 2015 y el 40% de las generales de octubre de ese año. Y en octubre buscarán arrimarse a un 38 por ciento.
La ilusión del oficialismo, en consonancia con lo que ocurrió en 2015, es que luego de las PASO y por el fantasma de una vuelta del kirchnerismo haya un voto útil a favor de Cambiemos, siempre y cuando  queden al menos segundos. En ese caso, se supone, el que perdería votos sería Sergio Massa. Pero del lado del tigrense creen que llevarán a su cántaro gran parte del voto decepcionado con el macrismo por la actual situación económica. Es el peor escenario para el oficialismo, ya que lo ubicaría tercero
Pero también el telón de dudas ofrece otras vertientes : ¿y no podría haber algún corrimiento de votos de Florencio Randazzo a Cristina? ¿O se podrá repetir otro fenómeno de 2015, cuando a las elecciones generales fue a votar mucha más gente que a las primarias y terminó ayudando a Macri?
Los candidatos del Gobierno, por consejo de Durán Barba no deben hablar de economía, ya que caerían en la trampa de la oposición. No es para menos, un indicio sobre las preocupaciones reales de la población puede encontrarse en la última encuesta que la consultora Analogías realizó en la provincia de Buenos Aires a mediados del mes de julio.El sondeo requirió sobre cuál era el principal problema del territorio bonaerense. La respuesta no fue "la corrupción", algo que hubiese mostrado el éxito de la estrategia del macrismo. El primer lugar lo ocupó el desempleo, con más del 32% de las menciones. La problemática desplazó, después de varios meses, a la inseguridad, que quedó segunda con 29 puntos, y que venía liderando el ranking en los números de la misma encuestadora. 
Los operadores más optimistas de la Casa Rosada esgrimen la teoría de que aún ganando Cristina en las PASO, podría ocurrir un efecto miedo que la postergue en octubre. Ese razonamiento supone que la diferencia entre Cristina y Esteban Bullrich sería no mayor a 4 puntos, y que Bullrich le ganaría por mucho a Sergio Massa, de modo de atraer el voto útil contra Cristina.
Pero también conviene resaltar, los pronósticos de los menos optimistas que se toman de este punto y esbozan que si la diferencia es a favor de Cristina por más de 5 puntos, no será tan fácil de remontar en octubre. Si además en ese caso Sergio Massa hace una buena elección y se acerca al candidato de Cambiemos, podría terminar Massa juntando el voto útil contra Cristina. Sería, entonces, el peor escenario para la Casa Rosada. Sergio Massa, como siempre, dice que gana él, y que resulta la única opción para frenar a Cristina en el futuro.
En ese devenir de números, una encuesta reservada que encargó la  gobernación, da cuenta que Cambiemos está uno o dos puntos por debajo de Cristina, pero confían que de aquí al 13 de agosto se despierten el más del 20% de indecisos e inclinen la balanza.
En los despachos donde se fogonea la gran rosca, creen que la campaña aún es fría y apática y que es un error detenerse en la intención de votos que hoy tienen los candidatos, aunque aguardan, para dentro de algunos días, un amplio sondeo que les advierta sobre cómo marcha el humor popular y cuáles son los pisos y los techos de los principales protagonistas. 
También elucubran que no hay forma de que el oficialismo pierda en el recuento nacional porque no hay otra fuerza que se presente en todas las provincias con el mismo sello. Por ahí lo que tendrán que buscar para equiparar un posible revés bonaerense, es el tono de los discursos para la noche del 13 de agosto.
"Yo quiero ganar ahora. No me hablen de octubre. La gente se tiene que despertar y apostar por el futuro", se enfurece María Eugenia Vidal frente a su entorno. Además, exhiben otro dato relevante: Esteban Bullrich presenta aún un 40 por ciento de desconocimiento. Cristina y Sergio Massa, sus principales rivales, tienen el cien por ciento y Margarita Stolbizer, que durante años caminó el territorio, acumula el 95%. Eso explica por qué Vidal  pasea al  ex ministro de Educación por los programas de TV, desde los ciclos políticos hasta el de Beto Casella en canal 9. “Esto es lo que Cristina no puede hacer. Ella está escondida”, se le oyó decir a Vidal cuando salía de uno de los estudios.
En medio de una elección reñida y a cara de perro como la que aparece en las fotos, el riesgo es que Cristina logre conquistar a parte del electorado que hoy se inclina por Florencio Randazzo. Esos son sus votos posibles para ilusionarse en serio con un triunfo generoso. Los encuestadores también detectaron que la ex presidenta podría aspirar, aunque en menor medida, a robarle votos al Frente de Izquierda. Cristina tendría un océano que va del 5 al 10 % del padrón para sumar adeptos, aunque hay que señalar, que cada voto por estas horas le cuesta muchísimo.
Cuando faltan apenas dos semanas para las PASO del 13A, en los búnkers de campaña hacen números, además de elegir aquellos que más les cierran y elaboran quimeras sobre cómo pueden crecer entre agosto y octubre.

Con escenarios peleados hasta en La Plata, Vidal decidió subirse al ring para bajar a Cristina

Era hora de que en la cuenta regresiva, empezaran a rugir los motores de las PASO. A diez días del primer test eleccionario, simultáneamente se encendieron los semáforos amarillos en el principal búnker de Cambiemos en La Plata. El alerta tiene que ver con que Cristina Kirchner está a nivel local, apenas a 5 puntos de distancia de Esteban Bullrich, que encabeza el lote.



Son encuestas que se conocieron en las últimas horas y que coinciden en escenarios parecidos, que pueden a lo sumo variar en dos o tres puntos. De acuerdo a los sondeos, los que se ubican en los lugares más altos del podio son las siguientes agrupaciones: Cambiemos 36%, Unidad Ciudadana (CFK) 31%, Frente 1País (Massa-Stolbizer) 17% y Cumplir (Randazzo) 4%.
No obstante, aún hay cerca de un 20% de indecisos que  según los politólogos, definen el voto en la última semana. Además, se aguarda con expectativa para las próximas horas una encuesta de Ricardo Rouvier, que podría iluminar más el escenario.
En el mar de hipótesis, los operadores de Julio Garro manifiestan que "después de una gestión desastrosa como la de Bruera, la brecha debería ser más amplia.De todas maneras, hay que ver qué pasa en las generales de octubre, cuando la gente se despíerte más y empiece a calar hondo el miedo a la vuelta del cristinismo".
Por el lado de Unidad Ciudadana, teorizan de manera más optimista. Un vocero sindical consultado por DIARIO FULL señaló que "el voto bolsillo está diciendo presente en esta elección y se va a notar más en el cuarto oscuro. A la gente ya no le alcanza el sueldo y tiene mucha bronca por los tarifazos. En La Plata, una ciudad de clase media, estamos viendo como las familias se abalanzan desesperadas sobre los changuitos de los supermercados, cuando aparecen los descuentos del Banco Provincia". El informante sostuvo que "aún faltan unos días y podemos equilibrar la balanza, sobre todo con un buen trabajo en la periferia, donde hay cientos de vecinos que la están pasando mal y muchos no tienen ni que comer". 
Por el lado del massismo, contragolpean con énfasis, señalando que los números de 1Páis "van a mejorar ostensiblemente, ya que los que que votaron a Macri en el 2015 y están decepcionados, pero que no quieren que vuelva Cristina, seguramente apostarán por nosotros. Tenemos para eso, los especialistas más probados en la gestión,  la mejor oferta y el equipo económico más prestigioso".
 
VIDAL CON EL PULSO ALTO
 
Mientras tanto, a María Eugenia Vidal se la ve muy inquieta. En los pasillos de la residencia de la calle 6 se comenta que casi no duerme."Está desplegando un enorme esfuerzo", sostienen desde su entorno. La gobernadora, últimamente se está paseando por todos los canales de televisión tratando de apuntalar a sus candidatos. Es más, el domingo se presentará en el programa de Susana Giménez y la acompañarán Gaciela Ocaña y Elisa Carrió, revelaron fuentes confiables.
El despliegue fisico de la mandataria, tiene  que ver con que  al Gobierno no le esta yendo bien con las encuestas en el conurbano profundo. Algunas mediciones que encargó la Casa Rosada y que trascendieron luego de la reunión del gabinete nacional, le dan a Cristina Kirchner una ventaja de siete puntos por sobre Esteban Bullrich. 
María Eugenia Vidal fue la primera en tomar nota y puso en marcha una nueva estrategia de campaña. Sus operadores le aconsejaron empezar a mandarle munición gruesa tanto a Cristina, como a Daniel Scioli, marcando con resaltador ante la opinión pública que esos dirigentes "se esconden y no dan la cara". Vidal le pidió a sus jugadores que el mismo argumento, sea replicado con insistencia en cada rincón del conurbano. 
 
LA GOBERNABILIDAD AL PALO
 
Pero la apuesta no termina allí. Aunque resulta una estrategia algo arriesgada, por el grado de especulación que puede generar, Vidal retomará también el pedido de defensa de la “gobernabilidad” de su gestión. Reincidirá para ello, en confrontar el “futuro” versus "el pasado de corrupción y mentira". Las primeras espadas de la residencia de la calle 6, creen que la dueña del sillón de Dardo Rocha, de ahora más tiene que usar toda su imagen positiva contra CFK, para sumarle más votos a Bullrich. “Una cosa es CFK contra Bullrich y otra es contra Vidal”, reflexionan sus consejeros.
El problema que observan, es que el potencial de Vidal no se transfiere a Bullrich, quien, pese a la fuerte exposición mediática que está teniendo, no logra que lo encandilen los reflectores de la gobernadora. Para algunos operadores del vidalismo, esos votos están yendo hacia la avenida del medio, donde se ubica la dupla compuesta por Sergio Massa y Margarita Stolbizer, candidatos a senadores por 1País.“Al que le gusta Vidal, pero no vota a Bullrich, es porque hoy está eligiendo a Massa”, indicaron las fuentes.
En razón de ello, si hasta ahora Vidal tanteó una pelea electoral tangencialmente con la ex mandataria, en adelante será efectivamente una batalla a cara de perro entre dos mujeres. El argumento que se esgrimirá, es que si Cristina gana las internas, dejará de ser la candidata al Senado para convertirse en el fantasma del pasado que viene a dañar al gobierno de Macri y de Vidal. 
Macri también elaboró últimamente un juego parecido en sus discursos. Se lo escuchó decir que "pudimos haber sido Venezuela si continuaba Cristina". Lo hizo, aprovechando un clima de alerta en la región por la escalada de la crisis en el país bolivariano y la nueva detención de los dirigentes opositores Leopoldo López y Antonio Ledezma.
Como se observa, a falta de buenos argumentos en materia económica, el equipo político de Cambiemos lo que pergeñó es hacer rendir un clásico de la política: "reestrenó las películas" sobre Cristina, De Vido y el peso de la herencia.Habrá que ver si se agotan las entradas.

lunes, 31 de julio de 2017

Con más de 3 millones de minutos de propaganda los candidatos aún no logran calentar la campaña

"Mirar a los ojos". "Abrazos" y "esperanza". María Eugenia Vidal se aferra el libreto de Jaime Durán Barba para apuntalar los votos de Cambiemos. Mauricio Macri también la rema, machacando con el discurso "anti mafias" y el "sí se puede", en el interior de la Provincia. El Gobierno pone toda la carne en el asador en la geografía donde más se pesca votos y trata de calentar el ambiente, porque los números no le son favorables.



Los politólogos miran la cancha desde las tribunas y sostienen que la gente aún no se ha enganchado con la campaña. Le preocupan otras cuestiones, como llegar a fin de mes y la inseguridad. También hay que decir, que el 60% de los bonaerenses considera a las PASO poco útiles. Lo revela un estudio de la ONG Transparencia Electoral. Otras personas aún no se han familiarizado con la composición de los nuevos jugadores en los espacios. Lo cierto es, que por estos y otros factores, los candidatos aún no han conseguido subir la temperatura ambiente. Aunque el 13 de agosto, el día D de las PASO, aparece como a la vuelta de la esquina, es notoria la apatía del votante por estas horas.
No obstante, en los oídos del electorado ya han comenzado a retumbar 58.471 horas de propaganda proselitista, a través de 1869 emisoras de radio AM y FM y 837 canales de televisión por aire y cable. Planteado de otra manera, da la friolera de más de tres millones quinientos mil minutos. O si queremos ir más lejos con el asombro, representan 208 millones de segundos que recorrerán todos los rincones del país.
DE CIEN MIL VERDES NO BAJAN
Los creativos publicitarios prefieren no dar a conocer el costo de sus spots. Pero un aviso como el que difunden por la tele los principales candidatos, como los de Cambiemos, Unidad Ciudadana y 1País, no bajan de cien mil dólares, siempre y cuando la producción no dure más de un día, revelaron fuentes confiables.
En ese bosque de propuestas, la gran mayoría de los personajes asegura tener la llave para abrir la puerta hacia un mundo mejor. Otros, como el ex futbolista José Francisco Sanfilippo, despiertan hasta carcajadas por su extravagante spots. En ese circo, el histórico goleador promete guerra a los precios con su trillada frase: ¡garrote!, ¡garrote! y ¡garrote!. 
El polémico personaje, se postula por el Partido Renovador Federal, acompañando a Miriam Quiroga, la ex secretaria de Néstor Kirchner, que denunció los bolsos con dinero que habrían circulado dentro de la Casa Rosada.
Si analizamos lo que necesita en recursos un candidato para participar de una elección a nivel municipal, la cifra mínima es de cuatro millones de pesos, repartida entre las PASO y octubre. De allí, hay que ir subiendo escalones, a medida que los cargos son de mayor envergadura.
Algunos analistas atribuyen la falta de conexión del votante con la campaña, a la cambiante constitución de los partidos y los nuevos frentes. Es el caso a nivel bonaerense de Sergio Massa y Margarita Stolbizer, que conformaron 1País o el de Cristina Kirchner, con Unidad Ciudadana. La gente aún no se ha familiarizado con los nombres de los espacios. 
SE OBSERVA FATIGA EN EL ELECTORADO
Los asesores de campaña hacen hincapié en cierta fatiga en el electorado, "ya que se votó hace menos de dos años y los vecinos están más abocados a sus preocupaciones cotidianas que a la marcha de los candidatos. Ya pasó el fervor de las presidenciales y saben que en las PASO al final no se termina definiendo nada". Entre otras cosas, agregan que " además, existe malestar en muchos ciudadanos que se sienten postergados y le atribuyen al Gobierno no haber cumplido en materia económica las promesas de campaña". De todas maneras, hay datos oficiales que dan cuenta que la gente toma envión y se entusiasma con ir a las urnas en la última semana. Por ejemplo, en el 2015, el 79% del padrón votó en las primarias y el 81% en las generales. 
Juan Germano, de la consultora Isonomía, apuntó que "cada espacio tiene un desafío diferente. La marca Cambiemos está bastante instalada, pero un candidato como Esteban Bullrich, es desconocido aún. Lo mismo ocurre con Randazzo, que tiene al PJ atrás. A Cristina le pasa todo lo contrario. Se encuentra muy identificada, pero nadie sabe qué es Unidad Ciudadana". 
CRISTINA HACE LA PLANCHA
Otro de los factores a tener en cuenta, es que casi todas las fuerzas arrancaron con una lógica de campaña parecida. Nadie sobresalió en la coreografía política, como ocurrió en épocas pasadas. Hay quienes sostienen, que Cristina Kirchner, sabiendo de su posicionamiento fuerte en el conurbano, no quiere levantar olas. La ex jefa de Estado, copió el formato de campaña que Durán Barba le etiquetó a Cambiemos, donde importa más la visibilidad de la gente que la de los propios candidatos. 
Cristina lo que busca, es entrarle al Gobierno por donde más duele. Por eso alude a los padecimientos de la gente, como consecuencia del actual modelo económico. La comunicación de la ex presidenta, corre por cuenta del director de radio y televisión, Tristán Bauer y los primeros cortos dispararon la frase: "El mensaje es tu voto".En uno de ellos se lee la inscripción: "Macri no quiero vivir con miedo a que me despidan".
Este mismo formato fue utilizado por Carlos Menem en 1989, para enfrentar la candidatura de Eduardo Angeloz, después de la turbulenta despedida de Raúl Alfonsín.
EN EL CAMINO DE LAS PROPUESTAS
Sergio Massa y Florencio Randazzo, transitan por el modelo más tradicional. El tigrense junto a Margarita Stolbizer, tal vez sean los que más propuestas revolean para bajar precios, mejorar la situación de los jubilados y darle pelea a fondo a la inseguridad. El objetivo está puesto en capturar los votos desencantados con el macrismo. Ese plan, comenzó a girar también en las últimas hacia un nuevo perfil, que apunta a pescar en la misma laguna de otro peronista. En esa dirección, Felipe Solá le dedicó un spot a Florencio Randazzo con nombre y apellido
Randazzo en cambio, apela a la memoria. Dice  "haber prometido y cumplido". Lo hace con su spot de los documentos. También, se sube y se baja de los trenes, hace la "V" del peronismo y sostiene que prometió ir a internas y así lo hará.
Además, deja en claro de que se fue a su casa y no compitió a la gobernación en el 2015, por haber estado en desacuerdo con el kirchnerismo. Aunque no lo admitan en voz alta, más allá de estas elecciones, donde buscan quedar bien parados, todos los candidatos miran hacia las presidenciales del 2019.
MORENO DEDICADO A PARAR LA OLLA
También hay que decir que en el festival de propuestas, hay algunas muy rústicas, como la Guillermo Moreno, candidato de Unidad Ciudadana para la Ciudad de Buenos Aires. El polémico ex Secretario de Comercio, aparece sirviendo cucharones de sopa en una mesa y proponiendo bajar el precio de la comida. En el spot, le atribuye a Macri los aumentos y  además asegura que obligará a Rodríguez Larreta a bajar los impuestos porteños.
En lo que tiene que ver con Cambiemos, el mensaje es "avanzar juntos" y fortalecer la idea del "equipo". Dejar en claro que "somos el futuro" y diferenciarse "del pasado", mostrando obras y transparencia en la gestión.
Durán Barba aconsejó no hablar de Economía, para no tropezar frente a los cañonazos de la oposición. Las figuras estelares en el firmamento oficialista son María Eugenia Vidal, que aunque no compita es la que más rema para los candidatos, a la luz de sus niveles de imagen positiva, superiores a los del Presidente. La otra es Elisa Carrió, considerada el "tanque de guerra" de Cambiemos, por su lengua filosa anti-kirchnerista. Las imágenes de campaña del oficialismo, venden optimismo, pero son cautelosas. Toman distancia claramente de las del 2015, cuando el macrismo convocaba al cambio en medio de una lluvia de globos amarillos.

viernes, 28 de julio de 2017

Volvió a instalarse pánico de madrugada por otra ola de secuestros virtuales en la región

Cuando suena un teléfono de madrugada, las presunciones llevan siempre a pensar en malas noticias. En este caso, se escucha el grito aterrador de una persona que dice estar secuestrada y pide que la auxilien pagando un rescate. Es la postal de los secuestros virtuales, que en nuestro país alcanzan la friolera de siete por día y suman miles al final del año.



Pero el caso puntual del que fue víctima una pareja en City Bell el domingo pasado, volvió a disparar las alarmas en la región. No fue el único. Fuentes confiables, revelaron que en las últimas semanas existieron otros intentos, aunque no se consumaron, porque las personas advirtieron la metodología delictiva del engaño. De ello alertaron vecinos de Tolosa, Barrio Norte, Ringuelet y Gonett. En esta nota, también vamos a dar cuenta de las precauciones que recomiendan las autoridades, para no ser sorprendidos por estas bandas de delincuentes.
En Barrio Norte, un hombre le reveló a Diario Full que lo llamaron cerca de las tres de la madrugada, para decirle que su hijo estaba secuestrado, exigiéndole una importante suma de dinero. El vecino, de unos 75 años, se sobresaltó después de atender el teléfono, con el desesperado grito de un joven pidiendo auxilio. Primero se sintió aturdido, ya que lo despertaron del sueño, pero rápidamente se recompuso, advirtió la maniobra y cortó la comunicación, no sin antes insultar al delincuente. Tomó noción que su hijo se encuentra trabajando en un hospital ubicado en el interior de la provincia de Buenos Aires,a unos 300 kilómetros y los sujetos le decían que lo tenían cautivo en La Plata. Hay que señalar además, que hubo casos de personas mayores que fallecieron al recibir estos aprietes delictivos.
PESADILLA DE UNA PAREJA EN CITY BELL
Una pareja de City Bell también vivió una verdadera pesadilla Fue cuando delincuentes llamaron a su vivienda para decir que tenían cautivo a su hijo y le exigieron dinero por su rescate. La familia accedió al pago de 30 mil pesos en efectivo, más la entrega de electrodomésticos y objetos de valor. La secuencia se desarrolló durante la noche del domingo, en un inmueble ubicado en calle 30 y 444, propiedad de un matrimonio de gente mayor que recibió un inesperado y angustioso llamado. 
“Escuché la voz de mi hijo, contándome que habían entrado a robar a su casa, que lo habían golpeado brutalmente y que lo tenían amenazado con un arma”, relató la madre. Inmediatamente, ella y su marido comenzaron a buscar dinero en efectivo y elementos que pudieran servir para sumar valor a la negociación. “Me pidieron que me fijara cuánta plata tenía o podría llegar a juntar. Me puse muy mal”, agregó. Tras varios minutos de angustia, la pareja terminó acordando el rescate por una suma cercana a los 30 mil pesos, además de algunos electrodomésticos. 
Luego de reunir el botín, el matrimonio recibió un nuevo llamado para establecer el lugar en el cual se iba a realizar la entrega. Una vez depositado el dinero y al no recibir respuesta alguna sobre el paradero de su hijo, el matrimonio optó por dar aviso a la policía a través de un llamado al 911. Momentos más tarde,  los efectivos acudieron al lugar y de acuerdo a las averiguaciones realizadas, pudieron determinar que las víctimas habían sido engañadas y que el supuesto secuestro no había sido real.
GRITOS EN LA MADRUGADA
Como este caso, hay que decir que son miles los detectados en el conurbano bonaerense. Es frecuente, que a altas horas de la noche o no bien entrada la madrugada, suene el teléfono de algún hogar dando cuenta de un secuestro virtual. Gritos desgarradores detrás de la linea, simulando la voz de familiar que pide auxilio y la exigencia de un rescate, son la consecuencia directa de un flagelo que crece día a día . Un negocio que deja ganancias millonarias, donde en general las víctimas elegidas son jubilados o personas mayores, que cuentan con escasa capacidad de reacción y entregan inmediatamente los valores que tienen en la casa. 
Se calcula que unos 700 hechos por semana culminan de manera exitosa para los delincuentes. En líneas generales, hay bandas desbaratadas por la policía que contrataban lloronas para fingir situaciones dramáticas. El modus operandi consitía en comenzar a operar en horas de la madrugada. Con cierto nivel de conocimientos sobre el barrio, se comunicaban con abonados telefónicos. Aprovechando que las personas estaban dormidas, montaban una teatralización sobre un supuesto secuestro de un familiar. En ese momento comenzaban a actuar las “lloronas”, clave dentro del simulacro que montaba la banda. Si la víctima caía, le indicaban dónde tenía que dejar el dinero. Para localizar a estas bandas, los investigadores apelan a la tecnología aplicada a las comunicaciones, lo que paradójicamente los empareja con los delincuentes que hacen uso de las mismas herramientas para cazar a sus presas.
LA CACERIA EN LA WEB
En un principio, el plan era  pergeñado en las unidades penitenciarias y por reclusos que sacaban provecho de su acceso a una guía y un teléfono para conseguir números de tarjetas telefónicas simulando un rapto. Hoy la estafa  es perpetrada por bandas que hacen “inteligencia” con tecnología de fácil acceso.
La guía más completa para sus tropelías la encuentran en la web. En el directorio disponible en Internet figuran, además de los números de líneas fijas, las direcciones de los usuarios, a los que se accede teniendo uno solo de esos datos. Ya con la dirección y la foto de la casa, la novedosa plataforma de Google, Street View, permite visualizarla desde la computadora y convencer a la víctima mencionándole ciertos datos que le den verosimilitud al engaño. Muchos denunciantes relatan que los delincuentes los presionan describiéndoles su vivienda, mientras ganan tiempo y obtienen más información de su propia boca, por conmoción o miedo.
Lo preocupante, es que se han detectado la existencia de páginas que ofrecen información sensible de las personas, como datos financieros o cualquier otro disponible en la red. La mayoría de ellos, fueron facilitados a través de las redes sociales por el individuo al que se quiere investigar. De hecho, en algunos episodios ocurridos en los últimos meses los damnificados juran haber escuchado la voz de un familiar pidiendo auxilio, lo que los convenció de pagar el rescate.
ALTA TECNOLOGIA PARA DELINQUIR
En la provincia de Buenos Aires las autoridades han avanzado mucho para detectar estas prácticas. Pero no descartan que existan bandas con alto nivel de tecnología, capaces de “recortar de videos o audios algunas palabras” y editar con ellas un falso pedido de auxilio “con la voz de alguien”. Por las estadísticas acumuladas, que se guardan bajo siete llaves para no despertar pánico entre la población, se estima que en la mayoría de los casos “las víctimas son sorprendidas en plena madrugada, dormidas, y presas del miedo se paralizan y creen escuchar la voz de un ser querido”.
En cuanto modus operandi de las bandas, se sospecha que estarían conformadas por dos células. Una de ellas, que operaría desde el conurbano. Y otra integrada por los llamados “levantadores”. “Los que hacen los llamados son 4 o 5 personas”, reveló una fuente confiable. Apenas advierten que la víctima puede caer en la trampa, se contactan por otra vía con los “levantadores”. “Mientras mantienen a la persona embaucada en la línea, los cómplices van hasta la puerta de la casa para aumentar la presión” y “levantar el rescate en caso de que se pague”, agregó el informante. Después, sólo es cuestión de desaparecer antes de que el damnificado descubra la maniobra y llame al 911. Con esta modalidad en alza, las autoridades recomiendan chequear la veracidad de los llamados extorsivos, cortar la comunicación de inmediato y hasta establecer códigos o palabras clave con familiares para identificarlos. Nunca hay que decir el nombre de ningún familiar cuando escuchan los gritos para evitar se engañados. En todo caso, pronunciar otro nombre para percatarse de que todo es una mentira.
CORTAR DE INMEDIATO
Los investigadores coinciden en que la mayoría de las llamadas son a teléfonos fijos. Por lo tanto, se recomienda si es posible, confirmar con el teléfono celular que la persona de la cual le hablan esta bien. Los delincuentes en muchos casos realizan un trabajo previo para que la víctima crea la situación. Incluso en ciertas ocasiones se llega a imitar, de un modo muy real, la voz del familiar damnificado. Frente a ello, se aconseja “descreer de todo. Lo aconsejable es establecer códigos específicos entre familiares e hijos. Una suerte de palabras en clave que sólo nosotros y nuestros familiares van a conocer o a saber su significado”. Precaución y familia con los ojos bien abiertos, son la fórmula para escapar de una pesadilla que se hace recurrente y que puede golpear en cualquier momento, hasta de manera trágica. Las recomendaciones de las autoridades para evitar caer en la trampa, son las siguientes:
-Procure no brindar por teléfono información que permita su identificación o la de su familia.
-Si un niño o una niña atiende el teléfono, supervise que no aporte sus datos personales ni de su familia y que la llamada la continúe una persona adulta.
-Desde otra línea telefónica verifique que su familiar o allegado se encuentre bien.
-Intente mantener una vía de comunicación abierta con sus familiares y allegados.
-Es importante solicitar a la persona que llama, el nombre y apellido del familiar o allegado que se indica en situación de emergencia, así como la descripción física, información de la vestimenta, el lugar y las circunstancias del suceso que habría padecido.
-Si recibe un llamado de alguien que dice pertenecer a una fuerza de seguridad o trabajar en un hospital, solicite sus datos personales, cargo, lugar donde trabaja, nombre de su superior y una vía de comunicación directa.

jueves, 27 de julio de 2017

Vidal salió a frenar la ola verde, mientras se cocina un plan para mandar a Cristina al pasto

 La campaña bonaerense se ha convertido para María Eugenia Vidal, en una lucha contra viento y marea. Los números no le dan bien a sus candidatos y encima, comentan que a la gobernadora se le erizó la piel por la escalada del dólar. Ya había puesto el grito en el cielo, por el aumento del 7,2% de la nafta aplicado este mes. "Justo en plena campaña, que el dólar se dispare de esta manera, es inquietante por el clima que se crea", se le habría escuchado decir. Algunos admiten por lo bajo, que llamó inmediatamente al Jefe de Gabinete, Marcos Peña para hacerle saber su malestar. La reflexión de la mandataria es atinada, ya que los movimientos bruscos del billete verde paralizan decisiones en las empresas y disparan aumentos en los precios de lista de muchos productos, como se ha observado en las últimas horas en las góndolas de los supermercados.



Vidal no concuerda mucho con el pensamiento del Banco Central, que sostiene que la flotación del dólar no impacta en la inflación. Y mucho menos en julio, donde la medición se proyecta por encima del 2% por las subas de combustibles, expensas, prepagas, servicios del hogar y turismo. Con estos movimientos, la inflación anual podría alcanzar hasta el 24%, lo cual supera la pauta anual proyectada por el Gobierno.
Ante el cimbronazo en la city porteña, Vidal habló el lunes pasado con Juan Curuchet, el presidente del Banco Provincia y le pidió que salga a apagar el fuego. La institución entonces salió al mercado con 50 millones de dólares y vendió hasta que el precio cedió.Estos comportamientos dejaron al descubierto dos posiciones antagónicas dentro del Gobierno. La de Vidal, que se puso al hombro la campaña y no quiere olas que despierten la histeria del bolsillo popular. Y la de Federico  Sturzenegger, que desde el Banco Central aspira a ganar credibilidad con la flotación cambiaria.
Si hay algo que preocupa en la gobernación a pocos días de las Paso, es el poco entusiasmo que despiertan en el electorado los candidatos de Cambiemos. Las primeras espadas de Vidal, observan que la famosa transferencia de votos de la gobernadora a Esteban Bullrich, Gladys González, "Toty" Flores y Graciela Ocaña, no está dando los frutos que auguraba el gurú presidencial, Jaime Durán Barba.
Es evidente, que los candidatos todavía tienen importantes márgenes de desconocimiento. De acuerdo a los números que maneja la consultora Analogías, la gobernadora alcanza en el territorio bonaerense un 55,7% de imagen positiva, más de diez puntos por encima de Mauricio Macri. Según la misma consultora, hoy Unidad Ciudadana, con Cristina Kirchner como máximo exponente, ganaría las elecciones primarias con un 34,8%, seguida de Estebal Bullrich con el 31,3%. Hay otras mediciones más preocupantes para el oficialismo. Son las de Hugo Haime, que señala que el apoyo a Bullrich ronda los 26 puntos, aunque otros sondeos lo colocan tercero, detrás de Sergio Massa. Hay quienes señalan que Vidal está manipulando un arma de doble filo. al encabeza la campaña y hacer las recorridas junto a Bullrich, Gladys González, Graciela Ocaña y Héctor "Toty" Flores. Tiene que ver, con que la gobernadora se lleva todas las miradas y sus candidatos quedan en un papel secundario. Frente a este escenario, los equipos de comunicación de Cambiemos, desearían que en la boleta aparezca la foto de Vidal, o su nombre, o alguna referencia, pero la Justicia ya sentó un precedente que lo impide.
Hasta las PASO, la estrategia del Gobierno es explotar el discurso de la transparencia, la guerra contra las mafias, las obras públicas que están en marcha  y una andanada de acusaciones sobre hechos de corrupción, focalizando en figuras como Julio De Vido y otros jugadores K. Pero si los números muestran un revés en las urnas y  Cristina gana, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, ya ordenó abrir un camino alternativo para tratar de salvar la ropa en la elección general de octubre. Tiene que ver con dinamitar todo lo que se pueda la figura de la ex presidenta, es decir lanzar la frase del peligro "que vuelva ella" y por consiguiente, "el populismo". Peña sabe que Cristina tiene un techo muy marcado y apelará al 60% de rechazo que genera su figura, según las encuestadoras. El descontento de ese votante que apoyó a Cambiemos en el 2015, podría ser capitalizado entonces por Sergio Massa y en segunda instancia por Florencio Randazzo. 
Si en las PASO aparece el triunfo de CFK, para octubre el macrismo levantará el telón para mostrar el escenario del miedo a todo. Desde que se ponga en juego la gobernabilidad, que las futuras inversiones definitivamente no lleguen, que se pierda el apoyo financiero de los organismos internacionales y que el país caiga en un pozo, serán algunos de los argumentos que se cocinan en la trastienda. "¿Se imaginan a Cristina en el Senado, poniendo piedras en el camino a cuanto proyecto vaya del P.E?", se preguntó un importante escudero del PRO. El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que de comunicador tiene muchas horas de vuelo, le confió a un grupo de empresarios que octubre será una especie de segunda vuelta en la que el gobierno sumará más que CFK. Sueñan con replicar el escenario de las presidenciales de 2015, donde Daniel Scioli ganó por algunos puntos las PASO y luego Cambiemos se recuperó en la general, captando votos de los candidatos que quedaron fuera de combate en el primer round de la elección.
De todas maneras, la versión mejorada  de Cristina 2017, la mujer que no habla demás y se mueve sigilosamente en el ambiente mediático, representa un verdadero dolor de cabeza para la Casa Rosada. Es la que les pelea cabeza a cabeza la elección en el principal distrito y podría hacer tambalear el relato de que el país entró en una etapa de recuperación. Con las actuales cartas sobre la mesa, ya nadie se anima a descartar que podría ganar las primarias del 13 de agosto. 
No obstante, en los laboratorios de la residencia de la calle 6 en La Plata, los primeros violines de la gobernadora evalúan la música de una lluvia discursiva para los próximos días. Será tanto de Vidal, de Macri y hasta de la propia Elisa Carrio, que aunque no compita en Provincia, sus misilazos se reflejan en espejo de los dos lados de la General Paz. En la cuenta regresiva de las PASO, si algo está firme en el terreno de la confrontación, es la decisión del Gobierno de apelar a todas las armas, con tal de no perder la madre de todas las batallas y quedar rengo en lo que falta transitar para el 2019.